Ça parle (eso habla) y ça pense (eso piensa) y la responsabilidad subjetiva

  • nov 2015

Les llevó 30 años a los seguidores de Lacan digerir y asimilar la enseñanza de su maestro. Hoy no se lo entiende —tal como sucedía en su época, motivo por el cual él siempre, y en especial al final de su vida, declaró que había fracasado como enseñante de sus propios discípulos  y, en consecuencia, disolvió, unos meses antes de fallecer, la escuela que había fundado para tal fin—, pero, ahora, ya se lo ha dilucidado. No se comprenden ni sus textos ni su lógica, pero ya se sabe lo que ha sostenido. ¿Qué?: lo mismo que había propuesto Freud. Motivo por el cual considero muy acertado que sus autoproclamados seguidores se presenten en sociedad y sean conocidos como ‘freudolacanianos’.