La teoría de las ficciones o la ficción en el sentido más verídico

  • mar 2015

Eidelsztein hace un recuento de los epígonos lacanianos. Habría más o menos tres lecturas o corrientes de lacanianos. Todos embrujados por su palabrerío, poesía, filosofía o no-ciencia exacta. Los hay biologicistas, los cuales degradarían las “ficciones” de Lacan. Por su parte los lectores del poeta Lacan, poetas a su vez y partidarios de la ambigüedad de la palabra e incluso aquello inefable de que habla Lacan, quienes se hechizarían por las ficciones de Lacan. Por último los que confían en una recuperación de Freud, aportando nuevos argumentos y -sobre todo, “conceptos”- propuesta desde un mismo Lacan hechizado por Freud. (“Yo soy el único que ha leído a Freud”, sic).